Le Corbusier ¿autista?

Foto: ‘La Ciudad Radiante’ —vacía, sin personas— ideada por Le Corbusier (1924)

La arquitectura moderna como producto de la mente autista de Le Corbusier y los traumas posguerra de Gropius y Mies. Es lo que sugiere el ensayo llamado ‘Los trastornos mentales que nos dieron la arquitectura moderna’ de la arquitecta Anne Sussman y la psicóloga Katie Chen.

Generalmente tenemos una idea más o menos clara de cómo surge el movimiento moderno. Una evolución de paradigmas que van acomodándose a los cambios sociales, económicos o políticos así como las consideraciones estéticas de cada época. Así, por ejemplo Peter Collins nos habla de una eclosión basada en analogías (biológica, mecánica, lingüística, etc) que explican los factores que influyen en lo que él llama ‘los ideales del movimiento moderno’. O como especificaría luego Tournikiotis a través de su ‘Historiografía de la arquitectura moderna’, una definición a través del contexto de diversos textos históricos, es decir, definir esta evolución del movimiento a través del pensamiento de sus cronistas. Así nos presenta a Banham explicándolo desde la ‘oposición al pasado’, o Zevi como ‘períodos contrapuestos de creatividad’ o el mismo Collins como las relaciones entre las posturas filosóficas del ‘ser’ y el ‘debe ser’, un ‘borrón y cuenta nueva’ o el ‘nuevo hombre’. Ahora último se puso de moda también decir que la tuberculosis lo empujó. En fin, entendemos así el nacimiento del movimiento desde varios factores contextuales pero, al parecer, ha surgido uno nuevo.

Las autoras del ensayo van más allá y apelan a los avances de la neurociencia para sugerirnos, a través del estudio de las biografías duras de los maestros del movimiento moderno, que estos sufrían, por ejemplo, Le Corbusier de trastorno del espectro autista y Mies y Gropius de trastorno por estrés postraumático ocasionado por la guerra. Esto para intentar explicar dos hechos en especial: Uno, el cambio radical de ‘estilo’ que dejó en el tacho el neoclásico del siglo XIX y dos, la arquitectura como propuesta fría y antisocial. El ensayo menciona que en la mitad del siglo pasado aún no se sabía mucho de estos trastornos por lo que el mundo pudo considerarlos (o confundirlos con) genialidad. Viéndolo así hasta da un poco de cringe.

Esto podría ser una simple especulación, claro, pero es un muy interesante enfoque (y giro argumental) que no deja de tener cierto sustento al revisar la manera atípica que tienen estos cerebros ‘especiales’ de percibir la realidad y que podría explicar también la obsesión por el concreto o las formas puras como la búsqueda de calma —suprimiendo la sobreestimulación de los adornos o decoración— y mucha seguridad —como la que brinda un torreón o zanja— en un mundo que podría explotar en cualquier momento. Le Corbusier decía en su libro «Hacia una Arquitectura» que debíamos ‘matar la calle’ en claro rechazo al bullicio y el caos. Gropius era un veterano de guerra herido y sobreviviente de un choque de avión y Mies vio como reservista la muerte de muchos de sus compatriotas, ambos con traumas que a mitad de los 80 sería recién diagnosticado como «Trastorno de estrés traumático (TEPT), o daño cerebral por sobrevivir años de servicio militar obligatorio».

“A pesar de su genio, Le Corbusier permaneció completamente insensible a ciertos aspectos de la existencia humana”, escribe Weber en Le Corbusier: A Life (Knopf 2008). «Su ferviente fe en su propia forma de ver lo cegó al deseo de las personas de retener lo que más aprecian (incluidos los edificios tradicionales) en su vida cotidiana».

‘The Mental Disorders that Gave Us Modern Architecture’

Un estudio más profundo podría darle un giro interesante a lo que sabemos del movimiento, entenderlo desde la mente misma de sus representantes y someterlos a una crítica más rigurosa desde los avances de la ciencia. El modernismo del siglo pasado sigue siendo una influencia fuertísima en el mundo, sobre todo en las escuelas de arquitectura, comprender por completo su génesis podría hacer temblar sus bases y, tal vez, como sugiere uno de los libros del crítico español JM Montaner, superarla finalmente.


Ensayo:
‘The Mental Disorders that Gave Us Modern Architecture’
https://commonedge.org/the-mental-disorders-that-gave-us-modern-architecture/?utm_medium=website&utm_source=archdaily.com&fbclid=IwAR1K7nYQY8eVQZN8HvCkjzjnO9XrG49zuOvX6zaynAjcfEMJBVBeJpJxapc


Autor | David Gutierrez | Arquitecto
fb: /davidgutierrezalfaro
ig: @dave.gutier

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: