Política Nacional de Vivienda y Urbanismo

Algunas reflexiones sobre la reciente aprobación de la Política Nacional de Vivienda y Urbanismo: por un lado, no deja de sorprenderme esta eterna manía que tenemos de entender la planificación como la utopía perfecta que llegará por la mano divina de la tecnocracia —parafraseando a Lefebvre: el espacio urbano no es más que el resultado de la dictadura de los tecnócratas. Esto vuelve difícil visualizar a los protagonistas reales en el desarrollo de la ciudad más allá de los profesionales que asumimos como ‘urbanistas’, olvidando el velo cultural detrás de todo. Y es que el mismo filósofo consideraba el desarrollo de la ciudad como una consecuencia, no de la planificación del técnico sino del conflicto político.

Con el tiempo he visto que los diagnósticos de todo plan urbano carecen de las dimensiones contextuales más importantes: la económica, la social y la política, es decir, dentro de la problemática, objetivos y soluciones nunca se mencionan los valores culturales, la idiosincrasia nacional, los pormenores del sistema económico y las presiones del mercado o los intereses políticos y sus mecanismos populistas así como obviamente la corrupción. Y entiendo que el Plan Urbano no tiene que establecerse como la panacea de todos los problemas del país, pero sí como una herramienta que al menos considere las demás dimensiones socio-económicas, culturales y políticas para generar desde ahí su propuesta. —Como alguna vez se estudiaron las habilitaciones progresivas u ocupaciones guiadas.

Entiendo también los esfuerzos bien intencionados por intentar planificar desde el caos, pero llevamos décadas de fracasos porque al parecer se coordina desde la ingenuidad o la ceguera social, desde el cliché y el ociosidad, los diagnósticos terminan describiendo los mismos problemas y las mismas soluciones cambiando solo su horizonte temporal. Sociólogos como Calderón lo vienen señalando desde hace años, formalizar la informalidad pasa por un problema de voluntad política y de corrupción, más que la simple falta de un plan.

En fin, pensé que este sería un documento más completo, pero está lleno de generalidades, de seguro que los reglamentos o planes de ejecución que salgan a partir de este especificarán mejor las acciones, por lo pronto hay algunas consideraciones sobre la promoción de la vivienda social que son interesantes, como el incremento de la calidad de las casas de Mi Vivienda o el fomento de una construcción asistida en zonas ya con equipamiento de gua y luz, etc. Aunque por otro lado, desde esta omisión del contexto se pretende crear un ‘Operador Público del Suelo’ que actuará como un agente inmobiliario que administrará la adquisición, recuperación y habilitación de inmuebles bajo las consideraciones de esta Política Nacional; no hay que ser muy pesimista para adivinar en lo que esto se convertirá, probablemente como la herramienta preferida de los políticos populistas al igual que COFOPRI. —Espero equivocarme. Por último, esperemos que promueva la inversión y el trabajo que tanta falta nos hace, ya veremos cómo le va. Acá el resumen para los interesados:


Autor | David Gutierrez | Arquitecto

Fuente: https://www.gob.pe/institucion/vivienda/informes-publicaciones/2027198-resumen-de-la-politica-nacional-de-vivienda-y-urbanismo?fbclid=IwAR2CCq91MusRfNOKZFnrwvcMIpvbF5F9ke34H33-oYQdJkdv1qO9vS4VOKk

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: