La Ciudad Ilegal

‘La Ciudad Ilegal, Lima en el siglo XX’, del sociólogo peruano Julio Calderón Cockburn, es un libro que tuvo sus orígenes en su tesis de doctorado en ciencias sociales en la Universidad Mayor de San Marcos y que fue publicada en 2005. La edición que ha llegado a mis manos es del 2016 y tiene un prefacio escrito por el mismo autor y un breve ensayo sobre el mismo libro escrito por el sociólogo urbanista Anderson García.

El libro de Calderón es, como dice García, pertinente. El autor hace un recuento del proceso de crecimiento de la ciudad de Lima a través de la historia del asentamiento y organización de sus barriadas durante el siglo XX hasta inicios del año 2000. Durante todo el recorrido, el autor arroja datos, definiciones y descripciones que nos llevan a reflexionar sobre la manera en que Lima se ha desarrollado como ciudad. Al igual que Alfonso Quiroz con su libro ‘Historia de la Corrupción en el Perú’, Calderón nos muestra una realidad que no se esconde entre líneas sino que es enfrentada y develada de forma progresiva conforme van corriendo los años. Mientras vamos avanzando en la narración de Calderón podemos visualizar claramente la ciudad extendiéndose sobre los arenales a través de luchas, organizaciones, negocios inmobiliarios, políticas y restricciones fallidas, miradas hacia otro lado por parte del Estado y los grupos políticos.

Calderón no solo nos narra los hechos sino intenta advertirnos entre líneas sobre el agresivo negocio inmobiliario ilegal, el tráfico de terrenos y la política clientelista que ha encontrado un mecanismo de favores y populismo en la entrega de títulos de propiedad. La expansión de Lima responde a la fuerte migración iniciada a mediados del siglo XX y la ineptitud del Estado y las instituciones protagonistas para contenerlas o guiarlas, sino todo lo contrario, vistas como oportunidad para establecer las primeras empresas inmobiliarias en el país. El autor nos muestra una realidad que incomoda e impresiona pero que también desconocemos o que muchas veces, preferimos ocultar.

«Entre 1961 y 2000 la relación entre los pobladores de los asentamientos humanos y el Estado atravesado gruesamente tres etapas. Una primera etapa de subordinación y repliegue en la comunidad, en la cual se dieron movimientos dispersos y/o cooptados por agentes externos. Una segunda etapa de autonomía y cogestión en parte como consecuencia del velasquismo, la influencia de la izquierda y la municipalización de la atención de los barrios, lo cual permitió mejoras en las condiciones de vida de los pobladores. A partir de 1985 el clientelismo desde el poder, la crisis económica, la crisis y violencia política afectaron a una dirigencia Autónoma y se dieron paso a una tercera generación marcada por la desorganización social, la pérdida de valores y el pragmatismo del «todo vale».»

Pag 329 Capítulo 8, Movimientos urbanos y participación política
Photo: T. Hilde

Calderón va más allás del antecedente histórico y busca plantearnos una pregunta de fondo, que Anderson García resume así: ¿Cómo se ha producido la forma espacial y el significado urbano de la ciudad? El libro no lo contesta explícitamente pero se asegura de brindarnos los argumentos necesarios para llegar a la respuesta nosotros mismos. Para ello, el autor nos detalla las interrelaciones que surgen entre los agentes del fenómeno de expansión de la ciudad a través de las invasiones y consolidaciones de las primeras barriadas: el mercado por un lado, que ve la oportunidad de negocio y establece las reglas de la oferta y demanda, el Estado, que busca tapar los vacíos del mercado y por último, las familias que buscan satisfacer sus requerimientos de vivienda fuera de las dos primeras. Es inevitable entender el crecimiento y ocupación de la ciudad como un eterno conflicto entre dos bandos —el formal e informal— que establecen los orígenes de ese Perú fragmentado que conocemos hoy.

Calderón señala también los rasgos del migrante, describe al nuevo ciudadano a través de sus estrategias de supervivencia frente a un Estado que percibe como antagonista y cuyas normas le es difícil de aceptar. Nos menciona esa (sub)cultura de la pobreza que crea valores singulares dentro de una sociedad que crece aceleradamente y crea miembros enajenados con respecto a la sociedad tradicional. La ciudad y la sociedad se encuentran en constante dialéctica y Calderón lo explica con detalle al mostrarnos la evolución del comportamiento social del inmigrante agrícola.

«En el nivel del individuo un fuerte sentimiento de marginalidad, impotencia, dependencia e inferioridad. Una orientación temporal dirigida primordialmente hacia el presente, la capacidad relativamente reducida de aplazar la realización de los deseos y planear el futuro, la resignación o el fatalismo. la vida en función del ambiente inmediato y escaso sentido histórico.»

Pag 334, Capítulo 9, Clientelas y emancipaciones

Por otro lado, el autor nos habla de las políticas de vivienda y los mecanismos de titulación y legalización de las tierras invadidas. Una estrategia que el Estado mantiene desde la mitad del siglo XX y que, en lugar de solucionar el problema de la vivienda, lo ha profundizado colaborando así con el círculo vicioso de la informalidad. Los años 90s y la consolidación del neoliberalismo en el país perjudicaron aún más el proceso histórico de la barriada, que, como dice Calderón: «su situación precaria ha sido aprovechada por las elites para incentivar una cultura de la sumisión, la pobreza y la dádiva a través de la tolerancia en la ocupación de los terrenos y los programas de distribución de alimentos.» Uno va retratando con claridad las particularidades del Perú actual.

La Ciudad Ilegal‘ es un libro importante, necesario para visualizar con mayor detalle los pormenores del crecimiento de una ciudad que se nos presenta tan compleja y caótica como Lima. Calderón nos da la oportunidad de reflexionar y adoptar una visión crítica sobre la ciudad, la informalidad, la invasión, el tráfico, el clientelismo y las falencias de un Estado de políticas débiles y preocupado por establecer mecanismos populistas y serviles a los intereses de la élite. Entender el desarrollo de Lima a través de sus barriadas nos da la oportunidad de reconocer las grietas de nuestra sociedad y de imaginar un horizonte que, como sabrán los lectores de Quiroz, se nos presenta turbio y aún borroso.


La Ciudad Ilegal, Lima en el siglo XX
Julio Calderón Cockburn
Punto Cardinal Editores

Otras referencias:
https://elcomercio.pe/luces/libros/ciudad-ilegal-lima-crece-abisma-271168-noticia/?ref=signwall
http://www.academia.edu/17835379/La_Ciudad_Ilegal_Lima_en_el_siglo_XX

Pueden adquirirlo en:
http://www.librosperuanos.com/editoriales/detalle/1819/Punto-Cardinal-Editores
http://www.arcadiamediatica.com/libro/la-ciudad-ilegal-lima-en-el-siglo-xx_28982
http://www.libreriasur.com.pe/libro/la-ciudad-ilegal_121012
https://www.communitas.pe/es/estudios-peruanos/57452-la-ciudad-ilegal-9786124709807.html


Autor | David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: