El Arquitecto Descubre la Rueda

Captura. Conferencia ‘Espacios de Socialización’. CAP Lima. Julio, 2020.

Algo que me hace bastante ruido es la forma en que las exposiciones sobre el espacio público se desarrollan en el círculo académico local. Los arquitectos hablan del espacio público en primero lugar, desde una consideración espacial modernista, o sea, desde una diferenciación clara y totalitaria entre lo ‘interno y externo’, por lo que automáticamente se asume el espacio público como todo lo que alberga ‘lo que sucede en la calle’ y en segundo lugar, se consideran todas las actividades, hábitos, comportamientos, dinámicas, sucesos, hechos que suceden ‘en la calle’ como un conjunto de fenómenos humanos que con solo la observación y la encuesta, claramente pueden agruparse, catalogarse y medirse para entender el caos en el que convergen para luego intentar ordenarlo, o en el mejor de los casos, pretender hacerlo.

Estas dos dimensiones en las que se circunscriben las investigaciones sobre el espacio público hacen que los arquitectos dialoguen y regresen sobre las mismas ideas comunes y clichés de siempre. Ambas corresponden a una visión bastante determinista del fenómeno humano heredado de la etapa dorada de la arquitectura del siglo pasado. El arquitecto no solo se asume así mismo como un organizador del desorden —desorden que él mismo imagina al no entender el caos propio de la realidad— sino también como un descubridor y analista de la naturaleza y el comportamiento humano. Esto hace que el arquitecto vea, desde su nula formación en humanidades y ciencias sociales, el mundo de una manera distorsionada y falaz. El ‘espacio público’ entonces se transforma en una oportunidad de intervención, ya no del espacio mismo, sino de la sociedad con todos sus valores culturales y sociales. El arquitecto entiende entonces, que el deterioro de los espacios conlleva al deterioro del ser humano y la sociedad y se preocupa, sufre. El estudio del espacio público trasciende la consideración meramente estética-funcional y aterriza en la pretensión transformadora y reformadora. El arquitecto, cree con ello, tener el poder de cambiar el mundo. La pregunta es: ¿cambiarlo a qué?

Entonces, pretende, desde los dispositivos del diseño para los que ha sido adiestrado, estimular los cambios que la sociedad necesita (no hay que darle al cliente lo que quiere sino lo que necesita), volviéndose así, no solo un utopista, sino un manipulador social, un salvador del orden y el conductor de la moral y los nuevos valores de su sociedad imaginada. El arquitecto sueña así, los mismos sueños del tirano o el dictador. Ya no solo se contenta con decretar las necesidades del hogar sino ahora también busca corregir la conducta fuera de él. El espacio público entonces deja de ser el reflejo de la sociedad que alberga para transformarse en un depósito de ideologías y fantasías individuales: convertirse en un espacio que estimule la solidaridad, promueva la colaboración, la seguridad y la sana convivencia entre vecinos, o sea, debe ser el paraíso puesto aquí en la tierra. El arquitecto cree saber cómo.

Por eso, los discursos sobre el espacio público desde la buena voluntad y la fe ciega que estos arquitectos profesan, están llenos de simplezas y obviedades. A pesar de que mis colegas se maten creando cuadros y matrices, diagramas y esquemas intentando explicar el fenómeno social sus investigaciones no pasan de ser un speech de identificación de oportunidades y satisfacción de requerimientos de clientes potenciales. Y con la repetición, los eufemismos: de pronto, al ‘espacio público’ se le dice ‘espacio de socialización’ y el arquitecto se sorprende y se maravilla cuando una persona se sienta en una banca o se detiene a conversar en una esquina. Casi no lo puede creer, ¡el ser humano hace uso del espacio público! El arquitecto ha descubierto la rueda, una vez más.


Link de la Expo:
https://www.facebook.com/caplimaperu/videos/637659766956064/


Autor | David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: