La Rota Teoría de las Ventanas Rotas

Acabo de escuchar al Gerente del Programa para la Recuperación del Centro Histórico de Lima defender sus políticas de acción con la popular «Teoría de las ventanas Rotas» (si en un edificio aparece una ventana rota y no se arregla rápido, finalmente las demás ventanas terminarán destrozadas. La lectura que deja la ventana rota es “aquí no hay nadie que cuide esto”). No ni la primera vez ni al único al que le escucho esto. Hasta el momento no entiendo por qué ese afán de muchos arquitectos de mencionar esta ‘teoría’ para justificar sus intervenciones en las ciudades.

La ‘Teoría de la Ventanas Rotas’ nace de un artículo escrito por dos criminólogos conservadores de los años 80s que dio pie para establecer políticas de seguridad -como ‘Tolerancia Cero’- contra la creciente delincuencia en Nueva York. Se empezaron a endurecer e intensificar las acciones y penas contra los crímenes menores como pintado de graffitis, evasión de multas o arrojo de basura en la calle con la idea de que si esto era frenado de golpe, se evitaría escalar a crímenes mayores. O sea, era una interpretación del aforismo pitagórico: ‘Si educamos a los niños en su debido momento, no será necesario castigar a los hombres’.

Lo que los arquitectos que mencionan esta ‘Teoría de las Ventanas Rotas’ no saben es que esta cuenta con miles de críticas. Si bien los crímenes menores bajaron en Nueva York durante el inicio de los 90s, esto no se debió únicamente a la política de ‘Tolerancia Cero’ sino -como en toda realidad- a múltiples factores y dinámicas que confluyeron durante esas épocas como: la legalización del aborto, nuevas reformas policiales, auge económico, programas de viviendas sociales, etc., etc., etc. Una de las críticas más fuertes tenían que ver con el abuso y escudos legales que estas políticas brindaban para los excesos contra minorías. Pero la mayor era que el impacto de estas políticas no era consistente entre los diferentes tipos de crímenes existentes, o sea, el patrón de crímenes es tan aleatorio que es imposible predecir su evolución.

Por el contrario, los arquitectos han tomado de forma literal esta teoría -realmente visualizan ventanas que están rotas- y la han adaptado a sus requerimientos estéticos y han hallado en ella la justificación perfecta para sus intervenciones maquilladoras del Centro Histórico. ‘Si arreglamos este balcón o pintamos tal fachada cambiaremos la percepción de las personas y evitaremos así que el patrimonio se siga destruyendo’. O sea, han entendido esta teoría de las ventanas rotas como un llamado a la refacción inmediata de lo roto, al arreglo express de lo feo, a la intervención veloz de lo que se cae, esa pronta y espontánea acción que generará el cambio social y cultural anhelado en la cuadra o el barrio. Que por la magia de la belleza, los ciudadanos cuidarán su patrimonio y la ciudad se recuperará automáticamente. Y es que los arquitectos han adoptado el pensamiento mágico del mercado que nos muestra que la autorrealización y superación personal es posible a través de un simple cambio de look. Por eso creen que colocar macetas en las ventanas o pintar llantas generará un impacto importante olvidando que las flores se marchitan y los colores se despintan.

Mencionar la ‘Teoría de las Ventanas Rotas’ para justificar intervenciones en el Centro Histórico no solo es un despropósito o el empleo sin sentido de una alegoría anacrónica sino un dañino paliativo que invisibiliza todos los fenómenos que participan en la construcción de una ciudad; nuevamente se descartan los fondos por las formas: Se adoptan balcones pero se patean los saneamientos, se pintan fachadas pero no se discuten los cambios de uso. El uso de esta ‘teoría’ ochentera como filosofía arquitectónica o de intervención urbana contemporánea -y que se la he escuchado a un montón de colegas- es algo que deberíamos repensar.


Autor | David Gutierrez | Arquitecto

fb.com/davidgutierrezalfaro/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: