Pontevedra Sin Autos

En una de las mesas de diálogo de Mextrópoli pudimos escuchar a Miguel Fernández Lores, alcalde de Pontevedra, una ciudad de España al sur de Santiago de Compostela. Bajo la gestión de Miguel, Pontevedra ha logrado recibir el reconocimiento de muchas instituciones y de sus propios habitantes por su planificación urbana destinada a la reconquista de la ciudad y el espacio público para sus ciudadanos. Esta mesa trataba específicamente de estrategias para evitar la gentrificación y las ideas de Miguel tenían bastante sentido. Luego tuve la oportunidad de escuchar su conferencia y fue bastante interesante y revelador.

Miguel la tenía clara. Como primer alcalde de izquierda en la historia de la ciudad entró a cambiar muchos de los paradigmas que venían establecidos por años en Pontevedra. Y uno de ellos (el peor) era la excesiva consideración que se le tenía al automóvil. La pirámide de prioridades (Autos particulares – transporte público – peatones) se invirtió completamente. El derecho al uso del espacio público se volvió su bandera. Para ello nos explica que lo primero que hicieron sus técnicos fue determinar la línea teórica que se iba a aplicar y esto a través de la investigación de autores y ejemplos exitosos que aportaran sobre la visión que se había establecido (Miguel habla de los espacios de convivencia de los años 20s y las ciudades para niños de Tonucci, etc). Lectura y teoría antes de arrancar para no patinar. Con esto descubrieron que era imposible mejorar la calidad de vida mejorando el tráfico de la ciudad. La investigación teórica les había arrojado que el 70% de los automóviles no salen de sus casas porque no existe la expectativa de aparcar o circular, pero que si se mejoraba la fluidez del tráfico, este 70% saldría a la calle y el caos sería absoluto. La investigación les mostró que ese no era el camino.

Explicó que el proyecto de recuperación del espacio debía ser integral. Que no valen los planteamiento de peatonalización parciales porque generan más problemas como la gentrificación o la masificación del vehículo en los lugares donde no se actúa. La meta era mejorar la movilidad urbana y para ello se identificaron dos problemas de tráfico los cuales solucionaron aplicando prohibiciones a: uno, el tráfico de paso (auto que sólo cruzan por la ciudad para llegar a otro lado) y dos, el tráfico de agitación (autos que deambulan buscando aparcamientos que no hay). Esta prohibición logró enfocarse a reforzar sólo el tráfico de destino, o sea, el necesario y es aquí donde radica la chamba: ¿Cuál es el tráfico necesario? ¿Cómo calcularlo? ¿Cómo controlarlo? Miguel lo explica en su conferencia.

Si están interesados en conocer que se hizo en Pontevedra pueden escuchar su conferencia acá a partir del minuto 21:00.

Página del Concello de Pontevedra: http://ok.pontevedra.gal/es/espacio-publico/


Autor: David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: