La Ciudad que Queremos

El Gobierno de Buenos Aires tiene un Ministerio dedicado al Desarrollo Urbano y Transporte. En setiembre de este año organizaron un Congreso Internacional de Urbanismo y Movilidad donde se discutieron ideas y conceptos vinculados al urbanismo y la movilidad con un objetivo específico: promover una ciudad más integrada, innovadora, con crecimiento equilibrado y que brinde oportunidades para todos. Y todo esto promovido desde el gobierno local. Tiene programas en los sectores de turismo, transporte público, ecobicis, etc. También promueven la recuperación de bienes patrimoniales y espacios urbanos en la ciudad y hasta cuentan con soportes de denuncias y reclamos sobre veredas rotas, retiro de escombros, reparación de luminarias o retiro de vehículos. Toda intervención es trabajada con indicadores definidos como el índice de caminabilidad o tránsito de automóviles, ambientales, etc. Tienen injerencia en la normatividad y crean informes diferenciados sobre Patrimonio Urbano, Usos de Suelo y Mercado Inmobiliario. Datos necesarios para cualquier tipo de intervención urbana. El Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte de Buenos Aires la tiene clara: devolverle la ciudad a las personas.

Acá en Trujillo tenemos dos oficinas que podrían ser las encargadas de esto: PLANDET (Plan de Desarrollo Territorial de Trujillo) y PAMT (Proyecto Especial de Recuperación del Patrimonio Monumental de Trujillo). Dentro de todas las deficiencias que podamos señalar de estas oficinas creo que la más grave es no tener una meta u objetivo definidos, ni individual ni en común. ¿Por qué sucede esto? Una parte porque ambas son oficinas aisladas de asesoría directa que responden sólo al alcalde de turno -quein muchas veces carece del conocimiento y visión colocando a gente de su confianza o charlatanes que le digan sólo lo que quiere escuchar- y otra parte la ausencia de apoyo económico y logístico. Esto las limita y perpetúa la ineficacia y la inutilidad que no permiten que las buenas intenciones lleguen concretarse en acciones visibles de mejora en la ciudad. Todo esto sin contar con la corrupción e intereses políticos que caracterizan a las instituciones del país.

Creo en la necesidad de una reestructuración institucional local que promueva el objetivo específico de recuperación urbana. Con una visión compartida real de lo que queremos lograr como ciudad sin improvisación o intereses e ideales individuales. Están apareciendo algunas iniciativas de participación ciudadana como colectivos o asociaciones apuntando a ello y eso siempre será bueno pero el poder de soporte e impulso debe venir del gobierno local que cuenta con las herramientas necesarias. Antes de sentarnos a idear el Plan Maestro Trujillo al año 3000 necesitamos informarnos, observar, conocer, dialogar y preguntarnos: ¿Qué ciudad queremos?

Sobre el evento realizado en septiembre:
https://www.archdaily.pe/pe/879607/congreso-internacional-de-urbanismo-y-movilidad-en-buenos-aires

Para los interesados, la conferencia «Una ciudad a escala humana» realizada durante el Congreso:


Autor: David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: