La Misión de Recuperar el Espacio Público

       flickr_nycdot_time_square_before_after

      Si tuviera que elegir una sola misión para el arquitecto peruano sería la recuperación inmediata del espacio público a través de la planificación y el urbanismo. Que todo estudiante de arquitectura asimile durante su formación que la custodia del espacio público es importante para el desarrollo cultural y social de su ciudad. Que salga de la universidad y empiece su vida laboral con ese objetivo en mente, preparado para cuidar, proteger y defender su ciudad llegado el caso y así no se dedique al urbanismo ya sepa que es prioridad. Lo creo fundamental porque considerar la importancia del espacio comunitario golpea directamente en el individualismo en el que ha caído la profesión.

        El nuevo emprendedurismo y la filosofía del «sé tu propio jefe» (DIY) se han envilecido. Nos han forzado a creer que no necesitamos de los demás para salir adelante, que podemos ser autosuficientes y que nuestros logros serán ajenos a las deficiencias de nuestra sociedad a la cual no le debemos nada. No necesitamos un parque si tenemos un jardín interior, no necesitamos ciclovías o alamedas si tenemos automóvil, no necesitamos espacios abiertos de entretenimiento y recreación si tenemos centros comerciales. Para remate, la inseguridad y el miedo nos han aislado. Ponemos tranqueras en las calles, enrejamos los parques y prohibimos todo con vigilantes en cada esquina. Nos cerramos a todo tipo de convivencia. La ciudad queda fracturada y con ella nuestras relaciones sociales. El sentido de comunidad se rompe.

Todo esto puede empezar a revertirse desde la formación del arquitecto. Abandonar el individualismo y la segregación y trabajar por devolverle la ciudad al peatón. Promover la convivencia que permita difundir la cultura, estrechar nuestros lazos sociales y crecer emocionalmente en una ciudad que podamos disfrutar todos. Esta debería ser la lucha del arquitecto peruano actual. Ese debería ser nuestro debate. Las demás ciudades latinoamericanas ya están encaminadas. No podemos darnos el lujo de seguir perdiendo el tiempo con charlas sobre termas solares, automatización de viviendas o consejos para decorar o «energizar» el hogar. La improvisación en las facultades denota la carencia de un objetivo claro. La ciudad debería ser uno.

Abajo: Charla sobre Cultura y Espacio Públicos en El Foro Internacional de Cultura 2017


Autor: David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: