Visita al Lugar de la Memoria

      Hace unas semanas visité el LUM (Lugar de la Memoria) en Miraflores. No me había dado el tiempo de recorrerlo desde su inauguración pero el sentimiento de culpa pudo más y decidí que ya era tiempo de darle una mirada. Supuse también que a un par de años de inaugurado el montaje estaría ya completo o en todo caso, mejor consolidado. La violencia y muertes durante los años del terrorismo necesitaban ser narradas en una muestra que considero muy importante para ir cerrando heridas en nuestro país, así como lo hizo Chile con su Museo de la Memoria del 2009 o el del Holocausto en Washington.

CP-BarclayCrousse-LdlM-1249
Lugar de La Memoria / Barclay & Crousse Foto: Archdaily

      Desde que se va llegando al lugar se puede apreciar el formidable edificio. La arquitectura de Barclay & Crousse es impactante. Una masa escultural que sobresale del acantilado y se mimetiza cómodamente con su entorno. Facilita los accesos y recibe a sus visitantes de forma amigable. El edificio es sobrio y sencillo, apoyado en la expresión y racionalidad de ese brutalismo tan usado en los edificios públicos del gobierno militar de los años 60s. El acabado frío del concreto y las piedras refuerzan el sentido de solemnidad del lugar. La arquitectura del LUM se ve callada, reflexiva. Hasta se puede percibir algo triste. Y hasta aquí todo bien, es lo que la muestra al interior necesita.

     Al momento de ingresar y empezar el recorrido es donde el divorcio entre arquitectura y el montaje museográfico es muy evidente. Toda la información sobre los años más violentos en nuestro país se expone como una gran feria de paneles con excesos de palabras y fotos que parecieran no tener un orden aparente. Tanta información y color abruma. El efecto de solemnidad que pudo potenciarse -junto a la arquitectura desde su ingreso- se va diluyendo así como toda intención de reflexión. Parece no existir un guión definido, o al menos no es muy evidente. Podría especular que se trata de una muestra temporal por la precariedad del montaje. Es plana y no me narra nada más allá del dato histórico. La iluminación que puede explotar escenarios distintos en un mismo espacio es desperdiciada. Tampoco considero que la manera de mostrar la crueldad y los atropellos cometidos durante los peores años del conflicto armado en el Perú tenga que ser de forma sepulcral o tétrica. Menos de forma sombría o lúgubre. Pero en todo caso, no en su totalidad. La muestra tiene todo para crear un recorrido que despierte distintas emociones en el espectador, emociones o sentimientos como el miedo, la indignación, la tristeza, el rechazo o la esperanza, todo esto para lograr el efecto de reflexión que la terraza superior del edificio busca estimular. Se pueden lograr espacios de gran emotividad sin llegar a la escenografía banal de maniquíes o utilería infantil. Como ejemplo está el Cuarto de los Nombres en el Museo del Holocausto en Israel o el Museo Judío de Berlín del Arq. Libeskind donde montaje y arquitectura cooperan para estimular sensaciones en el visitante, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Chile se ilumina por las noches y todo su volúmen resalta como una gran vela solitaria y en silencio en medio de la plaza, en fín, ejemplos hay muchos. Sin un montaje museográfico sólido, la expresión arquitectónica empieza a debilitarse hasta convertirse sólo en una cáscara y el potencial emotivo de sus espacios desaparece. Sin la exposición, uno puede imaginarse un restaurante o un centro cultural en el mismo lugar.

Lo mejor del LUM es que existe. La exposición es bastante completa y los paneles y vitrinas cumplen con informar. Encontré mucho material histórico que no había visto nunca. Hay bastantes visitantes y sobre todo escolares recopilando datos en sus cuadernos o escuchando los audios de los testimonios y eso es muy bueno. La exposición es como un gran libro abierto. El montaje es algo que puede mejorar y estoy seguro que así será. Si no han leído mucho sobre el conflicto armado en nuestro país visiten el LUM. El contenido de la muestra los impactará. Y eso de arranque, ya es un montón.

Link del lugar: https://lum.cultura.pe/


Autor: David Gutierrez | Arquitecto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: